Una frase de George Jung

“Así que al final, ¿valió la pena? Jesucristo. Cuán irreparablemente cambió mi vida. Siempre es el último día del verano y me han dejado afuera en el frío sin puerta para volver a entrar. Te aseguro que he tenido más momentos conmovedores de los que me corresponden. La vida pasa por alto a la mayoría de las personas mientras hacen grandes planes para ella. A lo largo de mi vida, dejé pedazos de mi corazón aquí y allá. Y ahora, casi no hay suficiente para seguir con vida. Pero forcé una sonrisa, sabiendo que mi ambición excedía con creces mi talento. Ya no hay caballos blancos ni bellas damas en mi puerta «.

George Jung
.