Una frase de El mercader de Venecia

«Hablas infinitamente de nada».

William Shakespeare,

El mercader de Venecia .