Una frase de Henry Kissinger

«El poder es el afrodisíaco definitivo».

Henry Kissinger