Una frase de Ambrosio de Milán

«Nadie se cura a sí mismo hiriendo a otro».

San Ambrosio
.